miércoles, 30 de abril de 2008

Urgencia

Domingo. Diez de la noche. No mucho frio, pero frio al fin. Y nada ánimo para salir, además, claro, de no tener ninguna chica con la cual salir. Y por supuesto que, aunque el ánimo y la chica hubieran estado disponibles, tampoco tenía mucho dinero para hacer una salida de domingo a la noche, cenar en un lugar chetón, unos tragos, telo medio pelo.
Así que me tire en la cama, me puse a leer un manual de programación en JAVA y poco a poco empecé a cerrar los ojos cuando el teléfono sonó.
- ¿Cómo estás, Matías?
- ¿Tamara?
- Si, soy yo. ¿Qué hacías?
- Estaba leyéndo un libro.
- ¿Qué libro?
- Eh... Uno de Henry Miller.
- Ah, bien. Escuchame, te tengo que pedir un favor.
- ¿Cuál?
- Es que estoy sola en casa, mis padres y hermanos salieron...
- Lo que necesito es si podés venir, vos que sabés tanto de computación, a configurarme el chat.
- El cliente de mensajeria instantatea, dirás.
- Si, eso. ¿Podés?
- ¿Vos sabés la hora que es? Además, ¿por qué no lo llamás a tu novio, que sabe más que yo?
- Es que ya nos vimos ayer con Pablo. Te lo digo porque sos muy cercano a mí, pero estamos tratándo de poner distancias entre nosotros. No sé cuanto más vamos a durar juntos... Pero bueno, no importa. ¿Podés?
- Ya mismo salgo para allá, Tamy.
Tamara era la chica. Buenas tetas, culo zafable, bonita, simpática, inteligente. Y ponía distancias entre su novio y ella. ¿Qué más podía pedir un hombre? Estaba sola en su casa y me pedía a ayuda a mí. No seamos boludos, ya sabemos lo que las mujeres quieren. Lo quieren pero no se animan a pedirlo muy de frente. Por eso las vueltas, las excusas, las frases del tipo "configurame el chat". ¡Te configuro toda, te lleno la bandeja de spam y después te cambio la contraseña!
Agarré mi mochila, una bufanda y salí. Mis fosas nazales expiraban vapor; me entretuve con eso hasta que llegó el colectivo. Pedí un boleto de un peso con veinte, me senté al fondo. Fui pensándo en como haría para romper las últimas defensas de Tamy. "¿Es cierto que hay puertos USB detrás de la compu? Sí, es cierto, agachate y te muestro".
Me pasé una parada; retrocedí dos cuadras; toque el timbre y salió Tamara a mi encuentro. A pesar del frio, llevaba minifalda, aunque arriba tenía puesta polera y camperita canguro. Me besó en la mejilla, me invitó a pasar y me ofreció: "¿mate, café, té? lo que quieras". Obviamente que no elegí mate; el mate lleva las cosas al nivel de la amistad y eso no era lo que fui buscando en ese encuentro.
- Servime un café, mientras voy mirándo la compu.
- Bueno. Yo me voy a tomar unos mates, igual.
Tamara me sirvió el café, se sentó en una silla apartada pero con las piernas cruzadas y se puso a cebarse sus mates. Yo me hacía el que me peleaba con el programa, pero de reojo la espiaba, tratándo de pescar su entrepierna. Que no por nada se había vestido con minifalda, a pesar del frio, y no por nada se sentaba tan desfachatadamente. Tamara quería provocarme y lo estaba lográndo. Tome aire y me decidí a terminar con la farsa del arreglo de la PC para pasar a la acción:
- Ya está. ¿Ahora?
Ella se paró, dejó el mate de lado, y vino hacia el rincón de la PC. Miró la pantalla y me preguntó:
- ¿Tenés el mail de Pablo?

Si, este cuento es la versión geek de Chica de Sábado. Son cuentos mellizos y les voy a tener que comprar ropa distinta para poder diferenciarlos.
¡Un beso para todos, los quiero!
David Rojas.

26 comentarios:

  1. yo diría, son cuentos lindos, sin concretar, casi como la vida misma, los histeria nuestra de cada día.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen cuanto para esta tarde de frio y estudio!!! Bajon... :( Cuantas veces en la vida pasa como en el cuento??? no??? jejejeje... Parece que si, pero finalmente no! jajajaja...

    ResponderEliminar
  3. esto demuestra una vez mas una serie de cosas que ya sabes.

    lo bueno que eso hace eplotar cierta lucides para producir


    se vemo

    ResponderEliminar
  4. Me gusta! el resto te lo diré personalmente... Beso

    ResponderEliminar
  5. David/ cerdo: me gusta tu "urgencia" situaciones comunes muy comunes, cuantas veces las mujeres usamos nuestras armas para conseguir lo que queremos y los hombres...
    los hombres no aprenden se creen que nosotras somos "tontitas".

    un beso mi cerdito.

    tu tontita

    ResponderEliminar
  6. David, me gusto mucho el cuento, el final no esperado, el suspenso a lo largo del relato, los detalles que hacen al personaje y lo llenan de veracidad y realidad, como cosa que le pasa a todo el mundo. Me quedó dando vueltas la imagen de él sentado en el fondo del colectivo... Como la espera de algo que anhela.. no se, lindo lindo.

    Suerte!

    ResponderEliminar
  7. Es una boludes bien narrada.

    ResponderEliminar
  8. Uno de tus mejores cuentos, sin lugar a dudas.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta este cerdito tierno :)

    ResponderEliminar
  10. David, corrí a comentarte pero veo que YA TENÉS UN MONTON DE COMENTARIOS DE CHICAS QUE SE LLAMAN IGUAL QUE YO!!! Igual te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  11. Igual no pienses que te tiro flores porque si. Vos abés a qué me refiero.

    ResponderEliminar
  12. Yanina (private underground)6 de mayo de 2008, 14:30

    Túneles, inménsos túneles!

    ResponderEliminar
  13. ¡Mis calzas azules, hijo de puta!

    ResponderEliminar
  14. Me gustó mucho tu poesía y tus cuentos, vamos a pasar más seguido por aquí.

    ResponderEliminar
  15. nene! No te abuses de mi y por favor guarda las anécdotas bajo llave

    ResponderEliminar
  16. El juego de la seducción tiene esa bipolaridad que planteás en el cuento.
    Uno nunca sabe (hasta que baja del avión y llega a destino) la ruta que sigue.
    Muchas son las vías del deseo, e invisibles, pero el desenlace es siempre el mismo y no tiene más que dos posibilidades: se satisface o no.
    Si el sujeto q desea (Matias) y el objeto deseado (Tamara) hubieran confluído en un mismo punto (una misma "urgencia", donde uno es espejo del otro), el encuentro hubiera tenido un final distinto, hubiera tenido un final. Asi, todo indica que la historia continuará.

    Besos, besos para vos David.
    Yo también te quiero amigo!

    ResponderEliminar
  17. Un escritor buscándo su estilo, creo yo. Últimamente dejas el lado grosero -que me encanta- y te ponés a escribir un montón de cuentos tiernos, con unos personajes masculinos que provocan muecas de complicidad -el cornudo de Suerte, el pajero-ganador de Chica de Sábado, el pajero-perdedor de Chica de Domingo o Urgencia-. Supongo que un ganador con el sexo femenino como sos vos se puede permitir el darles un empujoncito a sus pares y marcarles el camino a través de estos relatos anécdotas.
    Marcás la cancha para grandes relatos, tiras el centro, tus personajes rematan... ¡Y luego no sabemos si hubo gol o fue atajada la pelota! Y con el ánimo nos dejas pensándo sobre la vida, sobre las relaciones humanas.
    Porque si a los hombres los aleccionas, a las mujeres también. Les hacés ver todo su patetismo, les mostras que a veces: la infiel que no cuenta la verdad por no sentirse sola en un día triste; la chica que viaja kilómetros solo para calentar la pava; la 'amiga' que se aprovecha de los sentimientos del geek para manipularlo a piacere.
    A fuerza de molestarte, te agradezco. Seguí en tu búsqueda, pero no abandones tus temas.
    Hago un repaso de toda tu obra y todo lo que vi, pero dejándo de lado muchas cosas:

    Patetismo: todos los personajes de La Logia, el Paraguayo que se enamora del travesti, Mor que muere por hacer caso a la sociedad.

    Relaciones humanas decadentes: Serpiente, Ser-pien-te, Resolución, El hombre está sin trabajo, Lavate la boca con jabón.

    La sociedad de mierda: El hombre está sin trabajo, Romina, Caballos y Ratas, Azúcar alucinógeno.

    Gracias, Deivid!!!

    ResponderEliminar
  18. Los cuentos están repartidos por todos sus blogs, salvo esos que pedí.

    ResponderEliminar
  19. Por favor, publica "Caballos y ratas" y "Anda a lavarte la boca con jabón"; y los cuentos de La Logia.

    Besos!

    ResponderEliminar
  20. Jajajaja buen cuento, algunas cosas pegado a la realidad... aunque me ha pasado que para esas cosas mejor pido algo de alcohol o como diria un compdre mio "un afloja todo" jaja, ta que una vez asi fui por unas copas con una amiga e igual estaba como que distanciada de su novio y cuando la fui a dejar a su casa bueno hubo una escena ardiente... ta segui esribiendo, yo ya dejo mis boludeses pa otra ocasion, un abrazo mi hermano!

    ResponderEliminar
  21. Bien.
    Interesante y divertido.
    Falta ponerle bien los acentos nomás, pero qué va.
    Suponongo que me daré otra vuelta para ojear otras cosas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Ya pasó la época de la metáfora?
    Buen tema, buen timing en la narración pero ni una imagen. Todo explícito.

    ResponderEliminar
  23. Franco:

    Sí, todo explicito/ni una imagen? Ponete de acuerdo. Así es el cerdo.

    Simud: David no pondrá acentos pero tampoco escribe SUPONONGO, jajaja.

    Saludos para todos, me voy con Urgencia a visitar a Sergio Pernas.

    ResponderEliminar
  24. Para mí imágenes y explícito son opuestos. Explicame como lo entendes una contradicción, por favor. Si algo está explícito, no hace falta esconderlo detrás de imágenes (metáfores).

    ResponderEliminar
  25. Maru,suponongás bien. Aunque no ataqué al Cerdo. No veo por qué esa necesidad de defenderlo. Creo que el comentario de Franco también fue bastante clarito. Igual, un abrazo.
    http://contenidosincontinente.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Dicen los que saben...