lunes, 7 de enero de 2008

Ya me iba, pero volví

Ya me iba, pero volví;
aunque no puedo aclarar nada:
no tengo fusil al hombro,
ni bolsillo sin monedas.

No te quiero abrazar
porque sería falso:
no quiero aferrarme a tu pecho
ni que detengas mi renguear.

Cualquier cosa, menos quedarme,
de mí hablará mejor:
pareció que volvía,
pero ahora sí me fui.

1 comentario:

  1. Ir y volver e ir, y es de nunca acabar.

    Ya vamos a coincidir para hablar, mi estimado amigo.

    Besotes!

    ResponderEliminar

Dicen los que saben...