miércoles, 12 de septiembre de 2007

Poema sin título, de Nicolás Reynolds

La vida o el mundo
no sólo están hecho de minitas que pasan
sino de casualidades maltrechas o truncas
por lo cual parte de una ética contemporánea
requiere tomar lo que se pueda
en este momento o cuanto antes.
Estar en el momento y lugar justo
o esperar lo justo
como un carroñero adusto o Don Juan.
En éstos momentos quisiera
ser las piernas de una mujer eterna
con chupín y zapatitos,
y no la exístencia para el poema que regresa.
Una mancha roja circular
o la bandera anarquista
o la sandinista libertaria
frente a la casa que no es mía aún.
Porque esto es lo que va a pasar:
no usaré otro adjetivo que feérico;
una mujer que no es la mía
cambiará de planes o no dará
seguridades hasta nuevo aviso;
alguien llega antes que uno
a mostrar preferencia
por las ventanas, como los gatos;
o además perder tus papeles del estado.
Ahora soy pobre y creativo como un poeta
pobre de cigarrillos.
De ese frenetismo feérico estoy hablándo;
como dicen los que opinan,
todo es aprendizaje, aquí y allá.


2 comentarios:

  1. No es un poema del Cerdo sin Galera, es un poema de Fauno.

    ResponderEliminar
  2. Este poema es más pesado que el calor en Buenos Aires.

    ResponderEliminar

Dicen los que saben...